us

ASOCIACIÓN

Quienes somos?

Está claro que el problema del sida nos atañe a tod@s y es entre tod@s como debemos afrontarlo. Es por eso que la Asociación anti sida Harribeltza la compone muy distinta gente. Por un lado están l@s afectad@s y sus seres queridos que se nutren de los servicios que ofrece la Asociación.

Por otro lado hay personas sensibilizadas con el tema  que acuden en momentos puntuales para participar en alguna actividad o realizando una pequeña aportación económica.

Que hacemos?

Harri Beltza trabaja para encauzar la situación psicológica y emocional de las personas por el SIDA. Y para, por medio de una información clara y un impulso en el cambio de algunas actitudes, entre todos, plantearle cara al SIDA.

Como  lo hacemos?

Trabajamos mano a mano con afectados, familiares y  personas sensibilizadas con el tema, deseos@s de poner algo de su parte. Existe un número indeterminado de personas que acude en momentos puntuales del año para tomar parte en algún tema o trabajo determinado.

Objetivos

  Informar y educar a la población respecto a las vías de transmisión del virus y las formas de prevención.

  Informar y educar a la población sobre lo que supone ser seropositibo/a, fomentando actitudes de respeto.

  Ofrecer información clara y precisa sobre el sida y respecto a recursos existentes, facilitando la derivación hacia los mismos.

  Mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH-sida y sus seres queridos.

  Facilitar apoyo emocional a personas que viven con VIH-sida así como a familiares y seres queridos.

  Facilitar información, seguimiento y apoyo emocional previo a la prueba de VIH.

Nuestra Historia

En 1994 un grupo de oiartzuarras se reunió preocupado por la incidencia del SIDA en nuestro entorno y con la intención de dale algún tipo de respuesta.

Había un aspecto fundamental al que el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) no podía dar respuesta entre los seropositivos y afectados del SIDA: era el aspecto psicológico y emocional.

Por otra parte, vieron la urgente necesidad de hacer un fuerte trabajo en la prevención para frenar la rápida extensión del SIDA.

Con todas esas intenciones y toneladas de ilusión se dirigieron al ayuntamiento de Oiartzun el cual, desde el primer momento, se solidarizó con el proyecto y nos cedió la antigua casa del médico con lo que pudimos empezar a sembrar nuestro proyecto.

En el 97 nos trasladamos al actual local situado en Isasti 11.

Harribeltza encendió sus motores para encauzar la situación psicológico y emocional de las personas por el SIDA. Y a través de una información clara y un impulso en el cambio de algunas actitudes, entre todos, plantarle cara al SIDA.