us

VIH

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es el virus que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). La palabra SIDA corresponde a las iniciales del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. El sida es un estado avanzado de la infección causada por el VIH,  que provoca la destrucción progresiva del sistema inmunitario.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de vigilancia y defensa de la persona contra las infecciones y algunos tipos de cáncer. A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el normal funcionamiento de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en la inmunodeficiencia, estado que provoca una mayor sensibilidad a muy diversas infecciones y enfermedades que las personas con un sistema inmunitario saludable pueden combatir.

La fase más avanzada de la infección por el VIH es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, o sida, que puede tardar de 10 a 15 años en manifestarse. Esta etapa se define por la aparición de ciertos cánceres, infecciones u otras manifestaciones clínicas de gravedad.

Se transmite a través de la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna de las personas infectadas. Esto significa que el VIH puede transmitirse por tres vías:

SEXUAL

SANGUÍNEA

DE MADRE A HIJO/A

El mayor riesgo está en la penetración anal y vaginal. El sexo oral tiene un riesgo muy bajo de transmitir el VIH, pero alto para otras infecciones como sífilis, gonorrea, clamidia y herpes.

Mediante un análisis de sangre específico. El análisis es totalmente fiable cuando ha transcurrido un período de tres meses (“periodo ventana”) desde la práctica de riesgo hasta la realización del test.

Debe hacerse la prueba cuando haya tenido prácticas de riesgo.

En Euskadi hay centros de Osakidetza, ONGs y  farmacias dónde  puede realizarse la prueba.

Atención en Osakidetza Plan del SIDA 943 006 464

En el territorio de Gipuzkoa, la ONG que realiza la prueba rápida es Gehitu.

Hay un par de pruebas diferentes para el VIH. La mejor opción es una prueba de sangre. También se puede realizar una prueba rápida utilizando ya sea sangre o un hisopo del interior de la mejilla. Generalmente, si la prueba inicial es positiva, se hará un seguimiento con una prueba de sangre más sensible para confirmar los resultados.

Las pruebas rápidas toman alrededor de 15 a 20 minutos, mientras una prueba de sangre que se envíe al laboratorio tomará hasta una semana en arrojar los resultados.

LISTADO DE CENTROS EN EUSKADI

Cuando la inmunidad empieza a deteriorarse, años después de haberse producido la infección, es el momento de iniciar el tratamiento con antirretrovirales.

Utilizar preservativo en todas y cada una de las relaciones sexuales de penetración anal, vaginal y oral.

Nunca compartir una jeringuilla.

Si eres mujer y te quedas embarazada, poner en conocimiento del ginecólogo que eres VIH positiva.

Esta demostrada la eficacia del preservativo como método preventivo ante el VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

Nunca compartir una jeringuilla.

El sida constituye la primera pandemia de la segunda mitad del siglo XX, pero sus orígenes hay que buscarlos en el África central, donde probablemente se produjo la primera infección de un ser humano. Un estudio retrospectivo, realizado con sueros almacenados desde hace tiempo en distintas partes del mundo, nos muestra el primer caso de infección por VIH en Zaire, en 1959.

Los primeros casos constatados en Estados Unidos corresponden al año 1968. Según parece, tras mantenerse localizado durante un tiempo en una pequeña zona del África central, el virus comenzó a propagarse por el resto del continente a principios de la década de los sesenta, pasó al Caribe, donde es endémico, y desde allí pudo llegar a Europa y América.

Aunque los temibles efectos de este virus son de origen muy reciente, los biólogos sospechan que puede constituir una invención antigua de la naturaleza y no, como llegaron a proclamar algunos, un agente infeccioso creado por la CIA.

Afortunadamente, la difusión de la epidemia se ha producido en un momento del desarrollo científico en que ha sido posible en un corto espacio de tiempo realizar progresos muy importantes. Así, desde 1981, año en el que se declararon los primeros casos, en sólo 10 años se ha pasado de la enfermedad a la comprobación de su patogenicidad, transmisibilidad y virulencia, con el consiguiente cambio de actitud, considerándose hoy día como el mayor problema de salud pública en muchos países.

Coincidió con la revolución sexual que se vivió en la sociedad norteamericana entre 1960 y 1970, quizás influída por el desmoronamiento de los valores familiares tradicionales, el desencanto de la guerra de Vietnam, la desdramatización de las enfermedades de transmisión sexual gracias al descubrimiento de la penicilina y la utilización masiva de anticonceptivos.

La amplia difusión del virus no sólo se centra en la población homosexual, sino también en los usuarios de drogas por vía parenteral, que compartían muy a menudo agujas y jeringuillas, y en los hemofílicos, que recibían con frecuencia factores de coagulación, así como en aquellas poblaciones que recibían inyecciones sin garantías de esterilización.

La rapidez con que se ha avanzado en el estudio del sida responde, en parte, al descubrimiento de este primer retrovirus humano y el método de aislamiento que lo hizo posible.El estudio real del sida comienza en 1981 con la descripción de los primeros casos, una enfermedad que no pertenece a un determinado grupo de riesgo como se pensó en principio.